MANUAL DEL BUEN CHARLATÁN

*Del original en inglés “Crank Howto”, publicado el 31 de mayo 2007 por Mark Hoofnagle y colaboración de Chris Noble.

MANUAL DEL BUEN CHARLATÁN

¿Quiere saber cómo llegar a ser el mejor de los charlatanes?

Hemos destacado lo que pensamos que son los pilares básicos de la charlatanería más exitosa. Esto servirá como guía para aquellos de ustedes que quieran inventarse una idea estúpida y luego defenderla contra viento y marea a pesar de tener toda evidencia en contra.

El procedimiento es el siguiente:

Paso 1: desarrolla una idea descabellada.

Es fundamental que tu idea descabellada sea lo bastante extraordinaria. Un buen charlatán apunta siempre bien alto, hacia las estrellas. No vas a defender hasta la muerte una opinión simple y facilona, como que la Coca-Cola es mejor que la Pepsi. ¡Tienes que pensar a lo grande! Tienes que hacer algo como negar que el VIH es la causa del SIDA, o la Relatividad, o rechazar un campo entero de la biología, o negar que la Tierra tiene más de 6 mil millones de años de antigüedad. Si no puedes pensar en nada, léete la Biblia para buscar historias que ahora son obviamente ridículas, como la posibilidad de subir al Cielo usando una escalera ¡Insiste en su verdad literal!

La cosa que niegues tiene que ser algo tan obvio para la mayoría de la gente que cuando lo oigan querrán escuchar una explicación, aunque sea porque claramente va a ser un disparate. Esto es fundamental para todos los pasos siguientes. Si no propones algo escandaloso y a contracorriente, nunca nadie te verá como el genio iconoclasta que eres.

La presentación de la idea también es importante. Recuerda que la gente realmente importante con ideas realmente importantes no tienen tiempo para la gramática y la ortografía. Prueba el uso aleatorio de puntuación!!!!!!! ???????, MAYÚSCULAS y textos de colores. Cuando ENFATIZAS LAS COSAS la gente inevitablemente te toma más en serio.

Asegúrate de que desarrolles nuevas leyes de la física, las nombres en tu honor, y si debes citar algo, cita tu propio trabajo o el de otro charlatán (garrafapal-colina-jetajeta). Si se sientes audaz cita a algún científico famoso, como Einstein, pero nunca listes un pasaje específico, sólo supón que dijeron o hicieron algo que apoya tu idea. Después de todo vosotros sois genios, ¡así que debéis de pensar igual!

Es importante que durante tu investigación de esta nueva idea, nunca te preocupes por preservar el sentido original de otros investigadores que cites. Si con sus palabras se puede construir algo que signifique algo distinto, ¡mucho mejor! Estas pequeñas licencias son parte de la libertad académica.

Cuando sea posible incluye figuras o esquemas. Dibujos de líneas y diagramas con complicados símbolos matemáticos son los más adecuados. Recuerda, la mayoría de la gente no tiene ni idea de cálculo: incluye ecuaciones que veas en otros libros que prueben la relación matemática o física que descubriste. El tipo de gente al que va destinada tu idea no es muy propensa a revisar la consistencia del trabajo de otros. Los que sí revisan nunca te creerían de todas formas, pero para cuando se den cuenta, tu ya tendrás tu propia secta.

Paso 2: difunde tu idea.

Esto puede hacerse de muchas maneras.

El método de la vieja escuela es pasarse el día en el trabajo escribiendo cartas incendiarias a políticos, editores de periódicos y cualquier otro que creas que podría escucharte.

Los charlatanes que dispongan de un pequeño patrimonio pueden publicar sus propios libros. Un libro da credibilidad, especialmente a otros charlatanes que piensen que cualquiera que pueda hacer un cierto esfuerzo intelectual y mantenerlo el tiempo suficiente como para escribir un libro, debe tener algo serio entre manos. Lo ideal sería enviar tu libro a científicos en el campo que pretendes desacreditar, ellos sabrán qué hacer con el. Si tu idea tiene un atractivo más popular, envíalo a líderes religiosos o de opinión que pudieran darle cuerda desde sus púlpitos.

En estos días, la tecnología nos ha brindado algo que se conoce como un blog”. A la audiencia masiva a la que te diriges es posible que tus opiniones le sigan importando tan poco como antes a pesar de las mejoras tecnológicas. Tal vez incluso menos, porque ahora ni siquiera tienen que experimentar la inconveniencia de tener que abrir tu charlatanesca carta o archivar tu charlatanesco libro.

Es igual. El secreto para generar tráfico en internet es explotar el hecho de que Internet da acceso a toda clase de gente que estará irritada por tu sola presencia. Deja comentarios en otros blogs que describan cómo has resuelto ese gran problema en el que todos los demás han fracasado. Lo ideal sería conseguir un secuaz que constantemente exalte tus virtudes y genialidad. Si no tienes, puedes fingir múltiples personalidades o nicks y trollear a diestro y siniestro en tu foro o en otros.

La tecnología también ha facilitado la creación de videos y DVDs y ha provisto radio Internet para la charlatanería. ¿Tienes una nueva idea de cómo cayeron las Torres Gemelas? Puedes subirla al YouTube e insértarla en tu blog como por ejemplo así:


Si eres muy echado p’alante, intenta enviar tu escrito a una revista científica. Primero actúa a lo grande, las revistas “Science” y “Nature” son ideales. Si el tema va sobre medicina trata con el “New England Journal” o “JAMA”: son ejemplos muy buenos de la ortodoxia/oficialidad anodina que sin lugar a dudas te perseguirá. Cuando rechacen tu escrito, recuerda, eres justo como Galileo. Rechazaron tus ideas porque no están listos para aceptarlas. ¡Recuerda que eres un escéptico! Eres una de esas personas que mantienen la honestidad de la ciencia haciéndolos considerar nuevas ideas (excepto cuando son ideas muy viejas recicladas).

No dejes que te descarten tan fácilmente, envíales tu documento muchas veces. Si lo rechazan, ¡canta victoria! Significa que eres un auténtico pionero. Has dado con algo que el establishment científico simplemente no puede aceptar debido a su estrechez mental y su hipocresía. Sigue enviando tu documento a publicaciones, a los editores a sus domicilios particulares, a la escuela de sus hijos, etc. Si obtienen una orden de alejamiento o te acaban denunciando, ¡canta victoria! ¡Estás siendo perseguido! Ahora eres un verdadero heredero de Galileo.

Si quieres que tu manuscrito (suena mejor que si lo llamas “tratado” o “monografía”) realmente sea publicado, intenta algo como “Medical Hypothesis“. Revistas con un factor de impacto cuasinulo pueden estar tan desesperadas como para publicar algo charlatanesco, especialmente si puedes usar suficiente jerigonza como para sonar inteligente o crear suficientes datos falsos para impresionar a los editores. Si tiene algo que ver con el calentamiento global considera un editorial en el ‘Wall Street Journal’. El ‘Creation Research Quarterly’ es perfecto para cualquier cosa que refute cualquier faceta de la evolución, biología, geología, astronomía o física. No tienes que ser un creacionista para que les guste tu teoría charlatana: cualquier cosa que resalte agujeros en la cobarde ciencia consensuada es una victoria para ellos y lo publicarán.

Luego prueba con revistas que no pidan experimentos reales, rigurosidad en las pruebas, revisión cualificada o cualquier cosa que indique que se hizo ciencia de verdad. Otros charlatanes en tu “campo” pueden haber iniciado una revista así, como el ‘Journal of 9/11 studies’. Hay tantos sitios que publicarán charlatanería como ideas charlatanescas existen, así que ¡no dejes de intentarlo! Si tus ideas se publican en esas revistas, ¡canta victoria! Ahora tienes aceptación general y un registro de publicaciones!

Hay muchos foros de discusión donde puede que les guste tu idea. Si tienes una nueva idea alocada sobre la evolución, intenta la ‘Sociedad Internacional para la Información de Complejidad y el Diseño’. Si tienes una nueva idea sobre lo que causa el SIDA, un gran punto de inicio es el ‘Grupo de Acción Disidente’. Busca foros que puedan ser afines a tu idea y publícala ahí. Otro buen lugar para empezar es Newiki que tiene el impresionante lema “Si Copérnico o Galileo vivieran hoy, es aquí donde publicarían su trabajo” y son amantes de la charlatanería.

Finalmente, no te olvides que otros charlatanes son un excelente recurso y apoyo. A los charlatantes normalmente les gusta escuchar las ideas de otros charlatanes, incluso aunque entren en conflicto con sus propias ideas charlatanas (los charlatanes de la conspiración del 11-S pueden ser una excepción). Recuerda: la consistencia intelectual no importa mientras ambos estéis criticando al oficialismo. Estos otros charlatanes pueden mencionar tu idea. Indudablemente la encontrarán “interesante” si la mencionan, incluso si no están de acuerdo con todos sus aspectos. En el mejor de los casos agregarán un enlace a tu sitio, se unirán a tu anillo Web, mencionarán tus ideas y muchos otros charlatanes aparecerán para reconocer tu genialidad (lo siento, sólo otros charlatanes hacen esto… siempre). No olvides que esto tambíen significa que tu también tendrás que ayudarlos a promover sus ideas charlatanas!!

Los charlatanes también tienen una presencia importante en la radio, lo mismo convencional que la de Internet. ¿Eres como este charlatán? ¿O como este otro? ¿O como éste? Tal vez ellos te inviten a sus programas para discutir tu nueva teoría charlatana.

Sigue estos pasos y pronto tu idea será tema de discusión donde sea. No olvides afirmar que los pilares de la ciencia ortodoxa están en peligropor la amenaza de la aceptación de tus ideas; esto hará que la gente crea más fácilmente tus posteriores alegaciones de persecución y visitarán tu sitio para ver si ya te diste cuenta de que no has cambiado nada. Sugiere a cada rato que la teoría científica válida está refutada, o que lo será dentro de una década, y rutinariamente canta victoria sobre la teoría generalmente aceptada.

Paso 3: NUNCA respondas a las críticas.

Todas las grandes mentes serán criticadas por científicos malvados que se han vuelto gordos e inflados con fondos públicos. Han estado alimentándose de las arcas públicas tanto tiempo que no reconocerían una idea original aunque les cayera del éter y los golpeara en sus duras cabezas. A continuación, algunas respuestas simples a las críticas más comunes:

Acusación: “No has publicado en una revista consensuada de verdad”

O dices: “El consenso es sólo una red de amigos para científicos esbirros que se dan palmaditas en la espalda los unos a los otros” o acusa a los editores de revistas de perseguirte. Compárate con Galileo.

Acusación: “No tienes pruebas sólidas”

O repites lo que ya has dicho antes, o lo dices un poquito diferente, o insultas a tu acusador, o sugieres que son parte de la conspiración para ocultar La Verdad. Compárate con Galileo.

Acusación: “Por X, Y e Z, tu teoría es falsa y tú eres un idiota”

Grita “¡Eso es un ad hominem! ¡gané!” (y añade que te están persiguiendo).

Acusación: “Por X, Y e Z, estás equivocado”

Si no te llaman idiota, también existe una manera de responder a esto. O te aferras un aspecto de su argumento de modo que puedas ignorar el resto mientras te sales por una tangente sin sentido, o cortas y pegas grandes secciones de textos o referencias a ensayos que puedan o no estar de acuerdo contigo (la estrategia por cansancio), o finalmente, es buena idea siempre ignorarlo y repetir tu argumento original.

Alternativamente, demanda que sean ellos los que te provean a tí con evidencia “científica” de que su teoría es la correcta. Si lo hacen, ¡ignórala y repite tu argumento original!

Acusación: “Ningún científico o institución seria apoya esa teoría”

¡Eso es porque forman parte de una conspiración para ocultar La Verdad!” Además da motivos para la conspiración como mantener el control sobre la chusma, esparcir el dogma materialista ateo, adquirir becas, etc. ¡No se te olvide retar a la ortodoxia y compararte con Galileo! ¡Él también fue perseguido por la ortodoxia! Recuerda, cuando una mayoría de científicos creen en algo, significa que está mal. Cita a Kuhn y compárate con Galileo otra vez.

Si se asoman a tu blog y dejan comentarios, recuerda borrar o editar cualquier crítica: la disensión no debe ser tolerada en tu territorio. Cualquier crítica puede dañar la prueba de tu inexpugnable intelecto, y la ausencia de crítica hará parecer como si tus críticos tuvieran miedo de retarte en tu propio terreno.

¿Ves? ¡Es fácil! Todo lo que tienes que hacer es ignorar cualquier cosa que contradiga tu teoría, descontextualizar los argumentos de otros, obligarlos a explicarse, acusarlos de mentir, de conspirar contra La Verdad, cansarlos con toneladas de vínculos o citas, repetirte a tí mismo, y compararte con Galileo, porque tuvo problemas con la ortodoxia también. Además, no olvides llamarte escéptico, disidente o iconoclasta.

Paso 4: ¡sé perseguido!

No eres un charlatán hecho y derecho hasta que te persiguen. He aquí algunas sugerencias:

1. Si eres miembro de la facultad de una universidad, escribe un libro sobre tu idea charlatana. Cuando los otros miembros del departamento decidan negarte la cátedra por tus ideas tontas o te llamen idiota, ¡alega persecución!

2. Si trabajas en una oficina, asegúrate de gastar tu tiempo promoviendo tu idea charlatana. Háblale a todos de ella y envía correos masivos sobre ella. Deja copias de tu “manuscrito” donde tu jefe y otros puedan encontrarla, como en el rincón de la cafetera. Si te despiden por fomentar tu charlatanería en el trabajo, ¡alega persecución!

3. Si alguien se asoma a tu sitio Web o foro y señala errores en tus planteamientos, ¡alega persecución!

4. Si cualquiera te llama idiota, cretino, pseudocientífico, charlatán o negacionista, ¡alega persecución!

5. Si la gente no acepta inmediatamente tu idea después de oírla, ¡alega persecución!

6. Si no enseñan tu idea en escuelas públicas como un hecho probado, ¡alega persecución!

7. Si no enseñan la controversia sobre tus ideas en las escuelas públicas, ¡alega persecución!

8. Si la gente critica revistas que publican tus ensayos, ¡alega persecución!

9. Si la gente circula peticiones en contra de la enseñanza de tus ideas, ¡alega persecución!

10. Si nadie visita tu sitio o te escucha, ¡alega persecución!

11. Si nadie te persigue, ¡alega persecución!

En este mundo moderno hay algo llamado “igualdad de ideas”. Todo debe estar equilibrado contra su opuesto. Si alguien dice algo que te contradice, estás en tu derecho de poder replicar a lo que dicen para mantener el “equilibrio” del universo, aún cuando no tengas pruebas o credibilidad. Si no lo hacen, estás siendo perseguido.

¿Ves? Es fácil ser un charlatán. Sólo tienes que seguir estas simples sugerencias y recuerda: ¡nunca estás equivocado! Sigue adelante contra viento y marea.

Adaptado del original: http://www.aidstruth.org/crank-how-to.php

4 Responses to MANUAL DEL BUEN CHARLATÁN

  1. dotormatriss dice:

    1.

    Que le vaya a usted bien señor Matris, a ver si hay suerte y no regresa nunca…Y de paso vayase por la sombra, que ya se sabe lo que suele pasar cuando se pone uno mucho al sol que se seca… bueno, es lo que dicen los locos cientificos, pero eso esta todavia por demostrar claro…

    Venancio | 08-08-2008 – 18:04:52 GMT 1 #
    2.

    Excelente articulo. El ser un charlatan tiene grandes beneficios. Faltaron algunos puntos, como títulos fabricados y cosas por el estilo.

    Plinio | 10-08-2008 – 13:56:52 GMT 1 #
    3.

    no olvides que si ninguna de esas cosas resulta todavia se puede tañir la mandolina

    baba | 11-10-2008 – 19:42:23 GMT 1 #

  2. gilo dice:

    Excelente artículo…Cuantas de las cosas que leemos a diario o vemos en la television y en los medios, no serán producto de alguien asi..

  3. didilalala dice:

    pues yo sigo sin saber ser charlatana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: